¡Evitemos que una cuarta generación sea esclavizada en Ecuador!

Cuando aún era de día y había luz, Adolfo Quiñónez hizo una pausa en su rutina de maquinear y soltó uno que otro sollozo mirando a un niño a la distancia. “Que no sea como yo, un esclavo de esta abacalera, dijo y le hizo un gesto al pequeño Leandro. Fragmento de “Los esclavos invisibles del abacá”.

Desde 1963, la empresa japonesa Furukawa ha sometido a condiciones de esclavitud a cientos de familias, en su mayoría afroecuatorianas. Al menos tres generaciones han nacido en esos espacios lúgubres, sin servicios básicos e indignos, por los que, además, deben pagar.

 

En las haciendas, han vivido y trabajado niñas, niños, jóvenes y hasta adultos mayores que ni siquiera han accedido a una inscripción de nacimiento. Es decir, legalmente, no existen.

 

Según el MIES, de un registro de 294 familias en las haciendas (que no son la totalidad), el 81% están en situación de extrema pobreza (238 familias), el 17%, en condición de pobreza (50 familias), y sólo el 2% estarían por encima de la línea de pobreza (6 familias). Además, el analfabetismo es casi absoluto.

El ciclo de esclavitud continúa, porque no han tenido otra opción de vida y porque el Estado ecuatoriano, pese a que conoció el caso hace más de un año, negoció con la empresa y ha permitido que siga operando impunemente.

Exigimos al Estado justicia, reparación integral y el cierre de la empresa Furukawa

Firma para que el ciclo de esclavitud pare ¡Ya!

act

now

ABOUT US >

The #FurukawaNeverMore Solidarity Committee accompanies and supports the families that for decades have lived and worked within the Furukawa Plantaciones C.A. company’s plantations in Ecuador in miserable living conditions and that, according to the Ombudsman's Office, constituted landed servitude, a form of #Modern Slavery.

Subscribe to our news

© 2019 by David Marín.

FOLLOW US